¿Por qué necesitas impermeabilizar tu casa?

La impermeabilización protege tu casa de los daños causados ​​por la lluvia y la humedad y es una de las cosas más importantes que debes hacer para cuidar tu hogar.

La impermeabilización prolonga la vida útil de tu techo y paredes, e incluso puede aumentar el valor de tu casa.

Existen varias razones por las que debes impermeabilizar tus techos. Hazlo tú mismo con estos consejos.

Razones por las que necesitas impermeabilizar

La impermeabilización o impermeabilización del techo es una solución permanente y evita muchos problemas en el futuro.

El moho, los hongos y las bacterias crecen en lugares cálidos y húmedos, como techos y sótanos. Las personas pueden ser sensibles al moho y los hongos y pueden enfermarse con la menor exposición.

La impermeabilización te protege a ti y a tu familia. Las inundaciones y las lluvias pueden ocurrir en cualquier momento y, si no estás preparado, podrías enfrentar daños por el agua y también en tu propiedad.

Los techos, las tejas y los materiales para techos están generalmente diseñados para ser resistentes al agua y desviar el líquido a una canaleta. Hay muchos tipos de impermeabilización, entre ellos están el alquitrán, el fieltro asfáltico o la impermeabilización líquida.

La mayoría de las casas que se construyen actualmente no tienen una impermeabilización adecuada y muchos de los constructores no son impermeabilizantes profesionales.

Los cimientos de tu hogar pueden asentarse y cambiar. Esto puede suceder debido a cambios en los niveles de humedad en el suelo alrededor de los cimientos de tu casa, pero también puede ser el resultado de una mala planificación en la construcción.

La humedad puede causar mucho daño en tu propiedad. Puede causar grietas en los cimientos y, con el tiempo, estas provocan daños estructurales. Los daños en una propiedad causados ​​por la humedad o las fugas de agua, pueden disminuir el valor de la casa con el tiempo.

También te puede interesar: Ajustar tu cubrebocas es más importante que el material

Llegó el momento de transformar tu cocina

Pintar una cocina requiere de tiempo, esfuerzo y una enorme paciencia, ya que no solo hay que considerar las paredes y el techo en este trabajo, también los muebles o gabinetes y todas las molduras.

Un gran esfuerzo tiene su recompensa, al final tu cocina parecerá diferente.

Aprovecha las mejores promociones en el hot sale en pinturas para casa, del 24 al 31 de mayo de 2021.

Antes de pintar, quita la grasa

Pintar una cocina requiere más tiempo que pintar otra habitación de la casa. Incluso esta tarea llega a ser más agotadora que decorar un baño. Antes de poner manos a la obra, hay que quitar el exceso de grasa y suciedad que hay en ella. Para lograrlo, vas a necesitar lo siguiente:

  • Vinagre y agua para cortar la grasa. Tómate tu tiempo para lavar bien los gabinetes. Usa vinagre mezclado con agua para quitar cualquier exceso de grasa o suciedad.
  • Ocupa una lijadora antes de pintar. Una lijadora pequeña por encima de los gabinetes de madera, ayudará a que el esmalte se adhiriera mejor.
  • Con una espátula podrás quitar los residuos de grasa y suciedad que no se hayan podido quitar con ninguna de las herramientas antes mencionadas.

Herramientas para pintar los gabinetes

Existen varias herramientas para aplicar la pintura y cada una te dará una calidad de acabado diferente:

  • Pinceles. Esta herramienta hace que el proceso tome más tiempo y produzca un acabado pobre, por lo que no se recomienda tanto. Al final lo que se quiere obtener es un acabado agradable, suave y consistente.
  • Pistola para pintar. Esta no solo es la forma más rápida de pintar tus gabinetes, sino que también te dará el mejor acabado. Dado que estás rociando la pintura, no hay trazos de pincel. La pistola para pintar es tal vez la mejor elección, pero también depende mucho del presupuesto que se tenga.
  • Rodillos o brochas. También puedes usar un rodillo de pintura en combinación con la brocha para obtener un acabado bastante bueno. Utiliza las brochas para llegar a las esquinas estrechas y el rodillo para producir un acabado suave en las superficies más grandes.

Prepara los gabinetes

Toma un desarmador o un taladro y retira todas las bisagras adjuntas a los gabinetes. Las puertas y cajones se pintarán en otra zona de la casa. Utiliza periódico o lonas para realizar el trabajo y, sobre todo, para no ensuciar.

Limpia los gabinetes nuevamente. Primero, aspira el área para sacar la mayor parte del polvo o aserrín. Luego, limpia los gabinetes con un paño húmedo y tantito jabón. Pega con cinta adhesiva cualquier superficie que no quieras pintar.

Llegó el momento de pintar

Aplica una capa de imprimación de alta calidad a todas las superficies de los gabinetes. La imprimación ayudará a que la pintura se adhiera mejor a la superficie, dándole un acabado más duradero.

Una vez que la imprimación esté seca, ¡es hora de comenzar a pintar! Aplica una capa uniforme de pintura con el método que decidas usar.

Por lo general, se pintan primero las puertas y los cajones de los gabinetes, y mientras se secan, puedes pintar las cajas del gabinete. Deja que la pintura se seque. Luego sigue con las paredes y techos.

¿Realmente necesitas una segunda capa de pintura? ¡Tal vez sí! Considera cuáles son las mejores opciones para tu hogar, tal vez sea necesario que comiences con una remodelación en tu casa.

Te puede interesar: Consejos para pintar tu propia casa

Consejos para pintar tu propia casa

Existen riesgos al pintar la casa: los desastres en la selección de colores, las salpicaduras y las marcas de goteo, son solo algunos ejemplos. Aquí te damos varios consejos que debes tomar en cuenta antes de agarrar una brocha y poner manos a la obra.

¡No dejes pasar esta promoción! Si llegó el momento de adquirir pintura, aprovecha el hot sale en pinturas para casa.

Elige sabiamente tu color de pintura

Las combinaciones correctas de colores de pintura transforman una propiedad. Es mejor pensar con detenimiento, investigar y preguntar a los expertos cuál es la mejor opción para las habitaciones y la fachada de la casa.

Antes de elegir un color, considera si se necesita hacer un trabajo de imprimación o una limpieza profunda.

¿Cómo saber si es la pintura correcta?

Elegir el tipo de pintura incorrecto es algo que ocurre muy a menudo. No se puede pintar metal con pintura para techo y no debes pintar las paredes interiores con brillo a base de aceite.

Los aficionados al bricolaje suelen usar pintura acrílica o a base de agua, confiando en pinturas a base de aceite de mayor brillo solo para puertas, ventanas y molduras.

¿Algún centro de pintura o ferretería puede explicarnos las fórmulas y los aditivos de la pintura? Sí, pero debemos hacer las preguntas correctas y tener en claro cuáles son las superficies que vamos a pintar.

pinta tu hogar

Hay que saber cuándo acudir a un profesional

Un trabajo de pintura profesional agregará un valor significativo a la casa, pero un mal trabajo de pintura podría afectar la sensación de luz y atractivo.

Intentar pintar una propiedad antigua con techos de yeso ornamentados, pintura con plomo descascarada o paredes de yeso podrido, es una mala idea si no tenemos el mínimo conocimiento de lo que hacemos.

Hay que saber cuándo es momento de dejar el trabajo en manos de los profesionales, ya que podría ser algo delicado o incluso peligroso.

El color blanco no siempre es el correcto

Existe la teoría de que pintar interiores de blanco hace que parezcan más abiertos y más grandes, pero no siempre es así, ya que este color puede resaltar defectos. Piensa si el color blanco es la mejor elección para tus habitaciones.

Prepara la zona antes de pintar

Hay expertos que pasan 50 o 60 por ciento de su tiempo preparando una superficie en lugar de pintar.

Otros profesionales lavan todas las superficies con jabón antes de comenzar un trabajo de pintura, pero hay otros expertos que primero rellenan las grietas y agujeros y luego frotan las superficies con un papel de lija mediano. ¡Tú eliges!

Herramienta arriba

La pintura no es el único ingrediente necesario para realizar un gran trabajo de remodelación. También vas a necesitar:

  • Brochas para pintar. No compres las brochas baratas que dejan sus cerdas en la pintura.
  • Rodillos de pintura. Sirven para aplicar la pintura rápidamente en paredes y techos. También necesitarás bandejas de rodillos y mangos de extensión.
  • Una escalera de aluminio liviana. Una buena escalera es muy importante, especialmente una que sea fácil de mover y sea segura.
  • Cubiertas protectoras de lona. Son las mejores. No uses láminas de plástico.

Ventila el área y calcula correctamente

Retira todas las cubiertas de los interruptores de luz, cubre las manijas de las puertas y las cerraduras de las ventanas y guarda todas las piezas que tengas que desmontar en una bolsa de plástico hasta que hayas terminado de pintar.

Las habitaciones deben estar despejadas para hacer un trabajo de pintura de calidad. Guarda los cuadros, mueve los muebles al centro de la habitación y permite un fácil acceso a todas esas áreas. Si tienes mascotas, enciérralas también.

¡No compres más pintura de la que necesitas! La regla general es que un litro de pintura cubre alrededor de 16 metros cuadrados.

Como verás estas recomendaciones tienen mucho sentido. Solo necesitas seguirlas al pie de la letra y consultar todo lo que necesites con algún profesional. Siempre es bueno aprender algo nuevo.

También te puede interesar: Utiliza el bloqueo de color para decorar tu hogar