Como pintar con Esmalte

Cómo pintar con esmalte

Dos de las características principales de la pintura de esmalte, que es el tipo de pintura o cobertura preferida para la carpintería o el pintado de molduras, son la mínima penetración y dureza del grano.

Por lo tanto, cuando pintas sobre esmalte, debes asegurarte de que se adhiera bien al sustrato y no se levante después de haberlo pintado. Además, dado que la mayoría de los esmaltes son brillantes, es importante opacar la superficie para garantizar la adhesión de la nueva pintura. Esto es especialmente cierto cuando se pinta sobre un esmalte a base de aceite con uno a base de agua. Una capa de esmalte para metales en frío usada con la limpieza y el desglosado adecuados aseguran los mejores resultados.

Algunos consejos de los pintores profesionales incluyen: usar brochas de alta calidad y limpiarlos a fondo con un cepillo de alambre y agua o diluyente después de cada uso. De esta manera, los cepillos pueden durar años.

El procedimiento para volver a pintar el esmalte sobre una superficie metálica es similar, pero se debe tratar el metal desnudo con un inhibidor de óxido antes de pintar sobre él.

1 Raspa cualquier pintura suelta o escamosa con un raspador de pintura.

Frota las áreas que están marcadas o agrietadas con un cepillo de alambre para asegurarte de eliminar cualquier parche de pintura que se adhiera débilmente.

2 Limpia la pintura vieja con un detergente para cortar grasa.

Puedes comprar un limpiador previo a la pintura en una tienda de pintura que puedas rociar y limpiar. También puedes lavar la superficie pintada con una solución de 1 taza de detergente por 1 litro de agua tibia. Seca la superficie con un trapo limpio después de lavarla.

3 Lija ligeramente la superficie con papel de lija de grano 220.

Limpia el polvo de lijado con un paño seco.

4 Extiende una capa de sellador sobre la pintura vieja.

Si la pintura vieja es a base de aceite y estás pintando un esmalte de látex sobre ella, usa un sellador a base de aceite o laca. Si la pintura vieja es a base de agua, use un sellador a base de agua.

5 Elige una brocha apropiado para extender el esmalte.

Si estás pintando con esmalte a base de agua, lo mejor es usar un cepillo de cerdas sintéticas, pero usa un cepillo de cerdas naturales para pintar el esmalte a base de aceite. En ambos casos, usa un cepillo de hoja.

6 Coloca el esmalte en un extremo de la superficie que estás pintando.

Deposita pintura fresca a unos 10 cm de la superficie húmeda y cepille hacia ella, levantando el cepillo limpiamente cuando entre en contacto con la pintura húmeda. Este procedimiento ayuda a promover la nivelación de la pintura y evita las marcas de pincel.

7 Deja al esmalte 24 horas para que se seque.

Si se necesita otra capa, lija ligeramente la primera capa con papel de lija de grano 220 y aplica la segunda capa de la misma manera que aplicaste la primera.

Es posible que también te interese:

Los 10 mejores colores para combinar con rosa