rejas de metal pintado

Consejos para la preparación y pitado de metales

Es importante cuidar aquellas rejas, puertas, vallas, entre otros objetos en exteriores que sufren las consecuencias de los cambios del clima, y con el paso del tiempo se van deteriorando y mostrando signos de corrosión.

Ante esto, la mejor manera de proteger y mantener estos elementos es mediante la preparación y pintado con un buen tratamiento anticorrosivo de metales, lo cual, a su vez, hará que luzcan como nuevos. A continuación te decimos como hacerlo.

 La preparación, un paso indispensable

Es necesario retirar la pintura antigua que se encuentra en la superficie. Para ello se puede utilizar un cepillo de alambre.

No obstante, para un mejor acabado se recomienda utilizar removedor, el cual permite remover fácilmente todo tipo de pintura como barnices, esmaltes, lacas o cualquier otro componente aplicado en superficies metálicas.

Posteriormente, en caso tal de que el metal se encuentre oxidado será necesario buscar un lugar ventilado, colocar una lámina protectora, utilizar guantes y mascarillas para el polvo, ya que trabajar cerca de partículas de óxido puede ser nocivo para la salud.

Retira el óxido. En caso tal de que los signos de corrosión sean poco evidentes, se puede utilizar una lija para este fin. Si la superficie se encuentra muy oxidada se aconseja aplicar un removedor que tenga un alto poder solvente.

Por último, aplicar un Primer Cromato de Zinc, que es un inhibidor de corrosión que ayuda a proteger a las superficies de metal.

Si la superficie de metal no está óxidada, probablemente contenga grasa en su superficie, la cual es necesaria eliminar.

Para ello se necesita aplicar un Varsol o Thinner, el cual es un producto que tiene un efecto desengrasante, que permite que la pintura se adhiera correctamente.

Una vez se haya removido todo el óxido y limpiado la superficie, el siguiente paso es aplicar un tratamiento o pintura anticorrosiva, el cual es ideal para proteger superficies metálicas en interiores y exteriores.

No obstante, teniendo en cuenta que el metal es propenso a oxidarse, es necesario aplicar una capa doble de imprimante, y así, el metal será menos vulnerable a los efectos del tiempo.

Antes de aplicar la pintura es necesario esperar que el imprimante seque por completo.

Aplicar la pintura

Se recomienda utilizar esmaltes sintéticos los cuales cuentan con un acabado mate o brillante y están fabricados para ofrecer una alta resistencia a la intemperie, y a su vez protege las superficies.

Se recomienda aplicar la pintura de manera uniforme, utilizar una brocha y evitar crear una primera capa muy gruesa.

Luego esperar que la primera capa se seque por completo para aplicar después una segunda capa que ayudará a la superficie a verse mucho más uniforme.

Luego de pintar, es importante esperar entre 36 y 48 horas antes de utilizar el objeto de metal, esto te ayudará a evitar daños accidentales sobre la superficie trabajada.

Siguiendo todos estos pasos, podrás preparar y pintar tus superficies de metal como un profesional, sin importar que la pieza se encuentre oxidada. También te puede interesar el siguiente artículo.