Llegó el momento de transformar tu cocina

Pintar una cocina requiere de tiempo, esfuerzo y una enorme paciencia, ya que no solo hay que considerar las paredes y el techo en este trabajo, también los muebles o gabinetes y todas las molduras.

Un gran esfuerzo tiene su recompensa, al final tu cocina parecerá diferente.

Aprovecha las mejores promociones en el hot sale en pinturas para casa, del 24 al 31 de mayo de 2021.

Antes de pintar, quita la grasa

Pintar una cocina requiere más tiempo que pintar otra habitación de la casa. Incluso esta tarea llega a ser más agotadora que decorar un baño. Antes de poner manos a la obra, hay que quitar el exceso de grasa y suciedad que hay en ella. Para lograrlo, vas a necesitar lo siguiente:

  • Vinagre y agua para cortar la grasa. Tómate tu tiempo para lavar bien los gabinetes. Usa vinagre mezclado con agua para quitar cualquier exceso de grasa o suciedad.
  • Ocupa una lijadora antes de pintar. Una lijadora pequeña por encima de los gabinetes de madera, ayudará a que el esmalte se adhiriera mejor.
  • Con una espátula podrás quitar los residuos de grasa y suciedad que no se hayan podido quitar con ninguna de las herramientas antes mencionadas.

Herramientas para pintar los gabinetes

Existen varias herramientas para aplicar la pintura y cada una te dará una calidad de acabado diferente:

  • Pinceles. Esta herramienta hace que el proceso tome más tiempo y produzca un acabado pobre, por lo que no se recomienda tanto. Al final lo que se quiere obtener es un acabado agradable, suave y consistente.
  • Pistola para pintar. Esta no solo es la forma más rápida de pintar tus gabinetes, sino que también te dará el mejor acabado. Dado que estás rociando la pintura, no hay trazos de pincel. La pistola para pintar es tal vez la mejor elección, pero también depende mucho del presupuesto que se tenga.
  • Rodillos o brochas. También puedes usar un rodillo de pintura en combinación con la brocha para obtener un acabado bastante bueno. Utiliza las brochas para llegar a las esquinas estrechas y el rodillo para producir un acabado suave en las superficies más grandes.

Prepara los gabinetes

Toma un desarmador o un taladro y retira todas las bisagras adjuntas a los gabinetes. Las puertas y cajones se pintarán en otra zona de la casa. Utiliza periódico o lonas para realizar el trabajo y, sobre todo, para no ensuciar.

Limpia los gabinetes nuevamente. Primero, aspira el área para sacar la mayor parte del polvo o aserrín. Luego, limpia los gabinetes con un paño húmedo y tantito jabón. Pega con cinta adhesiva cualquier superficie que no quieras pintar.

Llegó el momento de pintar

Aplica una capa de imprimación de alta calidad a todas las superficies de los gabinetes. La imprimación ayudará a que la pintura se adhiera mejor a la superficie, dándole un acabado más duradero.

Una vez que la imprimación esté seca, ¡es hora de comenzar a pintar! Aplica una capa uniforme de pintura con el método que decidas usar.

Por lo general, se pintan primero las puertas y los cajones de los gabinetes, y mientras se secan, puedes pintar las cajas del gabinete. Deja que la pintura se seque. Luego sigue con las paredes y techos.

¿Realmente necesitas una segunda capa de pintura? ¡Tal vez sí! Considera cuáles son las mejores opciones para tu hogar, tal vez sea necesario que comiences con una remodelación en tu casa.

Te puede interesar: Consejos para pintar tu propia casa