Barniza y realza el color de tus muebles

Si agregas varias capas de barniz a un mueble, realzarás el color natural de la madera.

El barniz para madera la protege y le proporciona una superficie duradera que ayuda a prevenir daños y la mantiene en buenas condiciones.

Aquí te dejamos nuestra guía para que sepas cómo barnizar un mueble como todo un profesional.

¿En qué momento debo usar un barniz para madera?

Sea cual sea el producto que desees utilizar, primero necesitas eliminar por completo cualquier barniz, ceras, aceites, manchas de madera, polvo, suciedad, grasa, áreas irregulares y cosas pegajosas existentes antes de aplicar un barniz para madera.

Tu espacio de trabajo debe estar libre de polvo y suciedad, de lo contrario, puede acumularse en la superficie de la madera, estropeando el brillo y el acabado liso.

Es mejor usar una brocha con cerdas naturales en lugar de sintéticas para acabados a base de aceite. También puedes utilizar rodillos o trapos para ambos tipos de acabado.

Cada producto de barniz para madera es diferente. Todos los productos vienen con instrucciones detalladas y siempre debes seguirlas al pie de la letra.

A continuación, te damos algunos consejos útiles:

Consejos para barnizar madera

Antes de comenzar a trabajar, aspira el área y quita el polvo y la suciedad.

Un trapeador ligeramente húmedo funciona bien para eliminar el polvo del piso.

Elige un día en el que el clima no sea demasiado húmedo. El barniz se secará más lento en condiciones húmedas o frías, y hay más posibilidades de que el polvo y la suciedad se asienten en tu proyecto antes de que esté completamente seco.

Si trabajas en interiores, utiliza la calefacción para que la temperatura ambiente esté entre 20 y 25 ° C. Si la habitación está demasiado caliente, el barniz se secará demasiado rápido y se pueden formar burbujas.

Elimina cualquier barniz o acabado existente con un removedor de pintura.

Lija la madera para eliminar las imperfecciones de la superficie, luego usa un paño húmedo para eliminar los escombros y deja que la madera se seque.

Aplica tu primera capa de barniz puro, luego déjala secar por completo. Lija suavemente la superficie con un papel muy fino.

Aplica las capas que creas necesarias, generalmente de 2 a 3 capas es la norma, pero se pueden aplicar capas adicionales para una mayor profundidad de acabado, lijando suavemente entre cada capa.

También te puede interesar: Tips para combinar muebles modernos con antiguos