barda de metal pintado

Tips para aplicar esmalte para metales

Existen diversos usos que hacen necesaria la utilización de esmalte para metales en frío. Los barandales, puertas exteriores, vallas, pérgolas, etc. sufren las inclemencias climatológicas y, con el paso del tiempo, empiezan a mostrar signos de corrosión u oxidación.

Pintar con frecuencia estos elementos exteriores es muy recomendable, puesto que es la mejor manera de lograr una protección y mantenimiento adeudados de los mismos, así como una evidente mejora estética.  A continuación te damos consejos para una buena aplicación.

La preparación de la superficie

Hay que tener en cuenta que pintar una superficie metálica, tanto si es en interior como en el exterior, es un proceso distinto a hacerlo sobre una pared o una madera, por ejemplo.

Como paso anterior a la aplicación del esmalte para metales, es necesario preparar previamente la superficie metálica, lijándola para eliminar la pintura y aplicándole una capa de imprimación.

Además, la tipología del esmalte para metales puede ser distinta de la que se utiliza para otras superficies.

El factor más diferencial de pintar sobre metal respecto a otras superficies, como el yeso o la madera, es la preparación previa, la cual es diferente en función del tipo de metal y de si está o no oxidado.

A continuación, te mostraremos cuál es la preparación correcta de las superficies metálicas en cada caso.

Metales oxidados

Cuando el metal está oxidado, es decir, en mal estado, algo muy común en elementos antiguos y/o que llevan ya un tiempo bajo los efectos de las inclemencias meteorológicas, lo primero que debes hacer es retirar el óxido. Para ello tienes dos opciones:

  • Con una lija: si los signos de oxidación o corrosión no son muy evidentes y se encuentran concentrados alrededor de las soldaduras, puedes quitar el óxido con facilidad usando una lija o un cepillo con alambres.
  • Aplicando un decapador: en superficies planas o si hay mucho óxido, lo más práctico es aplicar un decapante. Se deja actuar; posteriormente se retira con una espátula y se limpia la superficie con un disolvente.

Metales no oxidados

Si no detectas óxido en los metales que quieres pintar, seguramente es porque contienen grasa. En este caso debes actuar de la siguiente forma:

Elimina la grasa con un producto desengrasante con el fin de que, cuando pintes, el esmalte se adhiera correctamente.

Después de aplicar el desengrasante, límpialo concienzudamente con un trapo, para que no quede ningún resto.

La preparación del aluminio

El aluminio es un metal que no se oxida y tampoco tiene grasa, pero esto no significa que no precise de preparación. Para que el esmalte se adhiera adecuadamente es necesario aplicarle una capa previa de imprimación, teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Usar una imprimación especial para aluminio.
  • Dejar pasar el tiempo recomendado por el fabricante antes de aplicar el producto.

Después de estos consejos, te aseguramos que tendrás una excelente aplicación de esmalte para metales. Ahora sólo sigue el manual de uso del producto para obtener los resultados deseados.

Es posible que también te interese:

Cómo elegir la brocha y rodillo adecuados