Desinfectar Cubrebocas KN95

Cómo desinfectar los cubrebocas KN95 para su reutilización

La exposición de los cubrebocas KN95 contaminados a peróxido de hidrógeno vaporizado   (VHP) o luz ultravioleta (UV) parece eliminar una gran cantidad de virus y bacterias del material y preservar la integridad del ajuste de las máscaras para hasta tres usos.

También se descubrió que el calor seco (70 ° C) eliminaba el virus de las máscaras, pero era eficaz para dos usos en lugar de tres.

Cuatro métodos probados

Se han comparado cuatro métodos para descontaminar las máscaras, que están diseñados para un solo uso: radiación ultravioleta (260 – 285 nm); 70 ° C calor seco;  Spray de etanol al 70%  y VHP.

Para cada método, se compararon la velocidad a la que los virus se inactivan en la tela de filtro N95 con la del acero inoxidable.

Los cuatro métodos eliminaron los virus y bacterias detectables de las muestras de prueba de tejidos, aunque el tiempo necesario para la descontaminación varió. VHP fue el más rápido, requiriendo 10 minutos. El calor seco y la luz ultravioleta requirieron aproximadamente 60 minutos cada uno. El etanol requirió una cantidad de tiempo intermedia.

Para probar la durabilidad en tres usos, los investigadores trataron mascarillas limpias e intactas con el mismo método de descontaminación y evaluaron la función mediante pruebas de ajuste cuantitativas.

Los voluntarios usaron los cubrebocas durante 2 horas para probar el ajuste y el sellado.

Los investigadores encontraron que las máscaras que habían sido descontaminadas con etanol en aerosol no funcionaban eficazmente después de la descontaminación y no recomendaron el uso de ese método.

Por el contrario, los cubrebocas KN95 descontaminadas con UV y VHP podrían usarse hasta tres veces y funcionar correctamente. Las máscaras descontaminadas con calor seco se pueden usar dos veces antes de que disminuya su función.

Los resultados indican que los cubrebocas KN95  se pueden descontaminar y reutilizar en tiempos de escasez hasta 3 veces. Con los rayos UV y el VPH y hasta dos veces para el calor seco.

Se debe tener sumo cuidado para asegurar el funcionamiento adecuado del cubrebocas KN95 después de cada descontaminación. Utilizando herramientas de prueba de ajuste cualitativas fácilmente disponibles y para asegurar que los tratamientos se lleven a cabo durante el tiempo suficiente para lograr la reducción de riesgo deseada.

Es posible que también te interese:

5 pinturas que puedes hacer tú mismo